¿Qué pruebas preparar? ¿Solo Matemáticas y Lenguaje? ¿Las tres pruebas? ¿Solo Matemáticas y Ciencias?

A continuación, Flavia Valech, Directora de la Academia Illustra, nos entrega 11 tips a considerar en esta decisión:

 

 

 


1.   Evalúa a cuánto apuntas. Si quieres estudiar una carrera altamente selectiva (con altos puntajes de corte), no puedes dejar ninguna prueba de lado. Por muy bien que te vaya en una de ellas, no te debes caer en ninguna. En este caso, te recomendamos preparar las tres pruebas, porque un punto menos puede significar mucho Si uno se organiza bien, se puede abarcar las tres áreas, además de tener tiempo libre y rendir bien en el colegio.

2.   Ponderaciones para tu carrera. Estudia cuáles son las ponderaciones de las pruebas que exigen las universidades para entrar a la o las carreras que quieres. Esto es muy importante antes de matricularte.

Por ejemplo: si ves que hay una prueba que tiene poca ponderación, tienes un buen promedio que sube tu resultado y el puntaje de corte de la carrera no es tan alto, podrías estudiar por tu cuenta la prueba de baja ponderación.

3.    Haz simulaciones. En cuarto medio el promedio de notas ya está más o menos claro, por lo que puedes simular cuánto crees sacarías en matemáticas o en lenguaje, para ver realmente cuánto necesitas para la tercera prueba. Ahí te puedes dar cuenta de cuál(es) es(son) esencial(es) de preparar.

4.    Potencia tu área fuerte. Un error muy común es dejar de lado el área para la que eres bueno. Independientemente de que estés muy capacitado en algo, puedes no estar familiarizado con la prueba o no acordarte de toda la materia; por lo que perderías una oportunidad de sacar un gran puntaje en esa prueba. 

5.    Potencia tu lado débil. Mejorar en lo que no eres bueno puede ser de gran ayuda para evitar bajar demasiado tu puntaje. Es una inteligente estrategia preocuparte de fortalecer tus dos extremos.


6.    Evalúa qué tan organizado eres. Estudiar los tres ramos es claramente una tarea de mucha carga académica, pero es garantía de que estás bien entrenado para sacar grandes puntajes. En este sentido, hay dos tipos de personalidades: quienes se estresan más si sienten que no están bien preparados para la PSU, o quienes se estresan más por tener mucha carga académica. Evalúa qué te hace sentir más ansioso o estresado a ti.

7.    Tomar el proceso en serio. Es una decisión clave que se debe hacer antes de comenzar el estudio. El peor error es preparar todo y hacerlo mal. Más vale hacer dos ramos bien, que tres mal.

8.    No te cierres en una carrera. Es muy común cambiar de opinión. Por lo mismo, es bueno tener un Plan B y considerar también las ponderaciones exigidas para esta segunda opción. Puedes cambiar de idea a mitad de año y no estar estudiando una prueba importante para esa carrera.

9.    Toma la decisión desde comienzo de año. Hay programas intensivos en Illustra, menos en Matemáticas. Sin embargo, es mucho mejor prepararte durante todo el año. Así reduces estrés, puedes evitar sobrecargas y aprender mucho mejor. Lo peor es decir: “después lo veo”; sobre todo cuando se acerca el día de la PSU.

10. Haz ensayos. En Illustra puedes hacer ensayos diagnóstico y recibir una completa recomendación sobre qué áreas fortalecer de acuerdo a todo lo que hemos comentado anteriormente.

11. Preparación individual. Ten en consideración que es muy difícil estudiar sin ayuda una prueba. Sumarle a las exigencias del colegio y a las actividades extraprogramáticas una preparación individual, es una tarea compleja -no imposible- que requiere de mucha voluntad, compromiso, sacrificio y orden.


Al momento de matricularte en Illustra, te asesoraremos para ayudarte a decidir qué es lo mejor en tu caso en particular….

 

< Volver >